sábado, 19 de febrero de 2011



www.propuestaoaxaca.com

Regresan disidentes al PRI de Eviel. Crónicas de la Ínsula

Las mujeres (y canciones) de Porfirio Díaz en el Istmo: La Petrona y la Juanita

Oaxaca, México. 19 Febrero 2011.- La reunión de este lunes entre priistas disidentes y la dirigencia del Comité Directivo Estatal parece que tomó a todos por sorpresa. Después de encendidas proclamas de democratización de su partido, y de la necesidad de cambios en dicho comité estatal, así como en las estructuras distritales y municipales, una sola reunión satisfizo, por lo pronto, las demandas de los disidentes: Abel Trejo González y Arquímedes García Morales, del Movimiento por la Reunificación y Fortalecimiento del PRI y del “PRI Democrático”, respectivamente.

No fueron, por supuesto, los buenos oficios del Presidente del CDE del PRI actual, Eviel Pérez Magaña, contra quien, precisamente, se enderezaron las críticas y a quién se pedía dejara el cargo como representante del equipo perdedor. Que ascendencia podía tener para convocar a los inconformes con él. Mucho menos de Ulises Ruiz, principal interesado en sostener al primero, como garante de su cada vez menor presencia en la entidad.

Más extraño fue aún que Eviel estuviera casi solo en la reunión conciliatoria en el auditorio de su partido en Santa Rosa, o casi solo. Nadie importante de la llamada “burbuja” ulisista, el grupo en quien se apoyaba o más bien que lo comandaba, apenas María del Carmen Ricárdez, solitaria y abstraída de todos, aunque atenta a los discursos, muy seria, nunca soltó una sonrisa, más bien adusta, igual de Antonio Amaro Cancino, que andaba por ahí. El diputado Mayrén, en el presidium, igual de incómodo.

No era cualquier cosa lo que ahí se realizaba, nada menos que atraer a la institucionalidad a dos de los grupos disidentes más fuertes, esto es quitarse de encima el fardo de la división de su partido.“Encuentro por la Unidad y Fortalecimiento del PRI”, le llamaron, donde se firmó una minuta de trabajo que fueron los compromisos de quienes acordaron desistir de sus exigencias y caminar, como gustan de decir, con Eviel y la actual dirigencia.

La “burbuja” estaba molesta, ninguno de los miembros distinguidos de ese grupo asistió a tan importante acto para su partido. Ni el Senador boletinero Adolfo Toledo, ni el twittero diputado Héctor Pablo Ramírez Puga, ni el magnate Mendoza kaplan. Rumbo a la conferencia de prensa donde también se firmó dicha minuta, la soledad de Eviel fue mayor. Ninguno de los mencionados primero se quedó a acompañarlo. Su nerviosismo era evidente, su boca blanca de lo seca que estaba. Después trascendió porqué estaba así.

No fue mucho lo que ganaron los disidente, Eviel dejó claro: seguiría en la dirigencia hasta marzo de 2012, pero ganaron quizá integrarse a la institucionalidad, y, sobre todo, recalcaron: deslindarse de Jorge Franco Vargas, principal ariete que buscar dividir y destruir a su partido, dijeron. Impedir, expresaron, que éste se “cuelgue” de todos los inconformes. Cercados por los periodistas, tuvieron que ser claros en señalar a quienes, aludían con rodeos y evasivas, son los que buscar dividir y acabar con su partido en Oaxaca: El mencionado Franco Vargas y Germán Espinoza, los hombres del actual gobierno contra el PRI, afirmaron.

¿Pero quién entonces logró sentar a dialogar y llegar a acuerdos a los protagonistas mencionados? Trascendió que todo se arregló en el DF, desde las cúpulas nacionales de ese partido donde ya toma decisiones Humberto Moreira. Arreglo que habría prescindido de la voluntad de Ulises Ruiz y su burbuja, de ahí no sólo la ausencia sino el evidente enojo de esta facción que así estaría perdiendo el control de su franquicia en Oaxaca.

Lo que no dejó de escucharse fue el año 2012. Esa parece la consigna, arreglarse para la gran disputa, donde después de perder acá la gubernatura, los priistas locales cifran ahora sus esperanzas de recuperación. De ahí la probable razón del nerviosismo de Eviel y su boca seca: ¿habrá logrado ahora lo que no pudo hacer en su fracasada campaña para gobernador, prescindir de URO y la agobiante burbuja? ¿Ulises Ruiz fue ya hecho a un lado del PRI? Hay que recordar que Moreira guarda tanta relación con Elba Esther Gordillo como lejanía con Ulises. Si es así, ahora a esperar los coletazos.

Mujeres y canciones de Díaz en el Istmo

Narra en sus crónicas sobre el Istmo, el profesor Javier Meneses de Gyves, publicadas por el Instituto Politécnico Nacional donde laboró, algo sobre la vida amorosa de Porfirio Díaz en el Istmo de Tehuantepec. Poco se ha comentado que este gallardo militar tuvo ahí dos amores de donde nacieran dos canciones clásicas istmeñas: La Juanita (en alusión a la Catarina Romero, de Tehuantepec) y La Petrona (dedicada a su otra amada de Juchitán, Petrona Esteva, “Tona Tácti”).

La diferencia era grande entre esas mujeres, cuenta, la primera con un nivel de vida en ascenso; la otra muy humilde y tenía como única lengua el zapoteco. Se entendían con señas, nos dice el cronista. Bonitas leyendas, pero eso no debería distraer a nuestros legisladores.

La obsesión por el pasado impide poner atención a un presente y futuro que se auguran difíciles. Qué tanto se ha magnificado la primera de estas mujeres que ninguna nota de Porfirio Díaz mereció en sus memorias. El tiempo y los recursos de Oaxaca no deben perderse en historias viejas de melancolía. Eso a la leyenda y a la literatura. Pero a buenas literatas no a una costosa de medio pelo, y menos si es con el erario.

blaslc@yahoo.com.mx

www.revistaenmarcha.com.mx