jueves, 27 de agosto de 2009

Sequía afecta a 'Hierve el Agua'



Sequía afecta a 'Hierve el Agua'

A pesar de que el líquido “nace” de los más de dos yacimientos ubicados en la zona y que dan una apariencia de estar hirviendo, una de las dos albercas registra el 50 por ciento de su nivel, mientras la otra se mantiene a un 80 porciento.


San Isidro Roaguía; Oax. 27/08/09.- Aquí las cosas no parecen estar bien. Los efectos de la sequía comienzan ya a impactar a “Hierve el Agua”, uno de los balnearios más importantes de México debido a sus aguas sulfurosas y a sus agentes curativos.

El parador turístico enclavado en las montañas de la agencia de policía de San Isidro Roaguía del municipio de San Lorenzo Albarradas, ubicado a una hora y media de la capital oaxaqueña, aparentemente no muestra cambio alguno.

El cielo azul, las nubes blancas que por momentos opacan los rayos del sol y sobre todo las cascadas petrificadas que únicamente pueden observarse en dos lugares del mundo: México y Turquía, muestran una postal prefecta a los visitantes.

Sin embargo, los habitantes de este lugar no sólo han tenido que lidiar con un conflicto por el control del balneario entre San Isidro Roaguía y San Lorenzo Albarradas, que provocó el cierre del lugar por más de un año y medio. Y que hasta hoy no ha tenido una solución concreta.

Sino que también se enfrentan a una problemática quizá más difícil. Hoy, la preocupación es el agua. La afluencia turística, los efectos de la crisis económica incluso las finanzas han pasado a segundo término. Y es que las sequías prolongadas han generado que el líquido se esté escaseando.

El integrante del comité de vigilancia del lugar, José de Jesús Santiago, sostiene preocupado; “Las cosas aquí son difíciles. El agua está mermando y no podemos hacer nada”.

A pesar de que el líquido “nace” de los más de dos yacimientos ubicados en la zona y que dan una apariencia de estar hirviendo, una de las dos albercas registra el 50 por ciento de su nivel, mientras la otra se mantiene a un 80 porciento.

“Nos está preocupando”, sostiene Cástulo Jiménez uno de los tantos guías turísticos de la comunidad, quien se encarga de dar la explicación a los visitantes mientras miran con asombro las cascadas petrificadas así como el paisaje de montañas y arboles.

El hombre de poco más de 50 años, firme en sus creencias religiosas sostiene: “me decía mi abuela, que un día todos íbamos a sufrir de agua, comida y muchas cosas más, ya que Dios ve todo lo malo que hacemos”.

Las lluvias aquí han sido escasas, los rayos del sol son cubiertos de vez en cuando por las nubes, el paisaje es de montañas, frondosos arboles. Aquí la gente vive de la actividad turística y de lo poco que cultivan aunque; “Ya no es negocio”, reconoce Cástulo Jiménez.

El aire que mueve suavemente las hojas de los árboles que se convierten en mudo testigo de las problemáticas por las que hoy atraviesa “Hierve el Agua”.

Aquí los apoyos gubernamentales no cuentan, ya que desgraciadamente nada se puede hacer con ellos, reconoce José de Jesús Santiago; “el agua brota de manera natural y lo dejará de hacer de esa misma forma. Ni todo el dinero servirá para recuperar estos manantiales”, reconoce.

En tanto Cástulo Jiménez aferrado en sus creencias religiosas acota: “Dios nos tiene que ayudar a salir de esta situación, porque es uno de los únicos ingresos que tenemos para vivir”.


CON INFORMACIÓN DE CARINA GARCÍA
PROPUESTA OAXACA
‘UN ICONO DE INFORMACIÓN’